Relatos fantásticos: ¡dulce o… lectura! (primera parte)

el llamado del MAr

Los relatos de terror o de fantasmas no  se alejen de nuestra idiosincrasia. Al contrario, son propios de nuestro folklore: basta mirar un poco nuestras leyendas para cerciorarnos de ello.

Hablar de Chiloé es referirnos a brujos, las leyendas de este lugar aluden a ellos y a otros seres mitológicos. El Caleuche, por ejemplo, la historia del barco de “arte” o de brujos, propia de Chiloé y que se asemeja a la leyenda del Irlandés Errante. Próximamente se estrenará en cines: “El Caleuche, el llamado del mar”, basada en la leyenda chilota, dirigida por Jorge Olguín.

Tráiler película “El Caleuche, el llamado del Mar”, de Jorge Olguín

La novela “Gente en la Isla”, de Rubén Azócar, retrata las tradiciones y también las creencias populares de la isla de Chiloé a partir de la historia de la familia Andrade, cuyo primogénito vuelve a la isla, pobre, después de años de ausencia. Según la tradición chilota: “un chilote vuelve a morir en su tierra”. En la isla, Andrade se casa y tiene un hijo, quien queda al cuidado del abuelo y de la tía de quince años, luego que sus padres fallecen. Rubén Azócar, poeta y escritor de la generación del ’20, publicó esta única novela, fruto de sus observaciones, mientras era profesor en Chiloé. En Biblioteca Casona Las Condes está la edición de 1967, de la Editorial Zig – Zag.

Gente en la Isla

Vista previa en Google Books

Y como ése, existen variados relatos populares que se han transmitido oralmente de generación en generación y que algunos escritores han recopilado y han transformado, respetando su esencia. Baldomero Lillo recopila algunos relatos legendarios, tal como “La Chascuda, donde se desmitifica un poco una de las apariciones populares nocturnas que amedrentan a los campesinos que viajan en la noche o “Juan Fariña, el minero ciego que llega a trabajar y que lograba extraer más material que el mejor y más joven de los trabajadores y del que comienzan a circular extraños rumores sobre sus extrañas condiciones físicas y sus ojos fosforescentes que le permiten ver en la oscuridad y de su supuesto pacto con el Diablo. Otro más bien de carácter psicológico, “Víspera de difuntos”, del libro “Subsole” que nos remite a un monstruo de carne y hueso quien maltrata a una niña que se le ha dejado para que la críe.

Baldomero Lillo

Antología Baldomero Lillo

Ver en Catálogo

El Colocolo , leyenda mapuche, que nos cuenta Manuel Rojas sobre una criatura mitad pájaro, mitad culebra que nace de un huevo huero, empollado por una culebra y que se alimenta de la saliva de las personas mientras duermen, parecido al Piuchén, de Chiloé. Claro que el Piuchén se alimenta de la sangre de las personas y puede adoptar múltiples formas: pájaro, reptil, incluso humanoide. Lo que nos recuerda a los famosos vampiros.

divisor

Anuncios

Publicado el diciembre 15, 2012 en Cine, Literatura y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: